¡Mujeres al mando!

Tres mujeres que lideran en la industria tecnológica.

Mujeres CEO TI

26/Julio/2019

Estilo: Jorge García

Ilustración: Daniel Chávez

26/Julio/2019

Aún ahora que las compañías procuran mostrarse equitativas con sus colaboradores, siguen siendo insuficientes las oportunidades para que mujeres ocupen cargos de liderazgo. Sin embargo, a continuación te mostramos tres líderes que han demostrado al mundo la capacidad que tienen las mujeres para dirigir.

1. Robyn Denholm, CEO de Tesla

Denhalm era ya una “veterana” en Tesla, siendo parte de la junta directiva, e incluso la mejor pagada entre sus compañeros, además de una gran consejera de Elon Musk, el director ejecutivo. Pasó de trabajar para Toyota, a ser la vicepresidenta de Sun Microsystems, y así hasta llegar a ser la actual CEO de Tesla. Su nombramiento provocó incertidumbre, sin embargo, como lo dijo Musk, gracias a la experiencia de Robyn y sus contribuciones, fue acreedora a dirigir la compañía.

2.Susan Wojcicki, CEO de Youtube

Susan fue la primera mujer en trabajar en Google, cuando todavía eran menos de 20 trabajadores (de hecho, la empresa nació en su cochera, mientras ella trabajaba para Intel). Su intuición la hizo confiar en la empresa, siendo la gurú de marketing de Google y más tarde, la directora ejecutiva de YouTube, la plataforma de videos que Google compró en 2006, por recomendación de la propia Wojcicki, con un valor actual de $160 mil millones de dólares.

3. Virginia “Ginni” Romelty, CEO de IBM

Romelty ingresó a IBM a los 24 años como ingeniera en sistemas en 1979, tras una trayectoria en la compañía, donde demostró ser saber asumir riesgos, en el año 2012 fue nombrada CEO de IBM, entre sus logros destaca una alianza estratégica con Apple, antiguo rival de la empresa, con quienes desarrollan soluciones en tecnología B2B, transformando la empresa para la siguiente década, como afirmó al New York Times.

Frase de Virginia Romelty

No hay duda de que las mujeres son capaces de dirigir grandes empresas en diferentes industrias, ahora sólo queda que las empresas de todo el mundo hagan su parte y brinden oportunidades equitativas.

Fuente: BBC News / El Observador